Tamaño del texto: A A

Viviendo con diabetes

Reduciendo los riesgos
La diabetes afecta a todo el cuerpo. Cuando su El azúcar principal que se encuentra en la sangre y la principal fuente de energía; también llamada glucosa sanguínea. glucosa (azúcar en la sangre) es demasiado alta durante mucho tiempo, puede aumentar su riesgo de daño en todo el cuerpo. Éstas complicaciones incluyen:
Cardiopatía y enfermedad vascular cerebral
Daño ocular
Daño a nervios
Problemas en los pies
Enfermedad dental
Disfunción sexual
Usted puede ayudar a evitar estos problemas cuidando bien su diabetes. Esto significa dar los pasos necesarios para mantener sus Cantidad de glucosa, o azúcar, en una cantidad dada de sangre. niveles de glucosa más bajos.
Además, las revisiones periódicas pueden ayudar a prevenir problemas o detectarlos al comienzo, cuando pueden tratarse y manejarse, así que, visite a su médico periódicamente. Si va a participar activamente en el manejo de su diabetes con su equipo de atención médica, entonces ya está tomando los pasos para reducir su riesgo de problemas relacionados con la diabetes.
Mueva el cursor sobre la siguiente imagen para aprender cómo cada parte de su cuerpo puede ser afectada por la diabetes y lo que puede hacer para ayudar a reducir su riesgo.

Mapa del cuerpo en la diabetes tipo 2: Cómo afecta la diabetes al cuerpo
Daño ocular
La diabetes es una causa principal de ceguera entre los adultos. Cuando se tiene diabetes tipo 2, la glucosa alta y la presión arterial alta pueden dañar sus ojos en forma irreversible. Controlar su glucosa puede ayudar a prevenir o retrasar el daño ocular.
Reduzca su riesgo
Mantenga su glucosa y presión arterial tan cerca de lo normal como le sea posible.
Actúe de inmediato si nota un cambio repentino en su visión. Llame a su oftalmólogo enseguida.
Deje de fumar para ayudar a retrasar el daño a su visión.
Visite a su oftalmólogo para que le examine la vista cada año.
Enfermedad dental
Las personas con diabetes tienen mayor probabilidad de tener problemas en sus dientes y encías. La glucosa alta puede hacer que sus encías se infecten. A la vez, la infección de encías puede hacer que su glucosa aumente.
Reduzca su riesgo
Mantenga su glucosa lo más cercano que pueda a los niveles recomendados por el médico.
Vaya al dentista dos veces al año, y recuerde a su dentista que usted tiene diabetes.
Cepille sus dientes y use hilo dental por lo menos una vez al día. Pida a su dentista que le enseñe a hacer ambas cosas eficazmente. La meta es eliminar la placa dentobacteriana.
Vaya a una limpieza dental dos veces al año. Cuando la placa no se retira, endurece y forma sarro. Sólo su dentista o higienista dental puede retirar el sarro con herramientas de limpieza.
Si fuma, deje de hacerlo.
Cardiopatía y enfermedad vascular cerebral
Las personas con diabetes están en alto riesgo de presentar cardiopatía y enfermedad vascular cerebral. Es por eso que las personas con diabetes necesitan controlar su presión arterial y los niveles de colesterol así como sus niveles de glucosa. Esté pendiente de su corazón y ponga atención a estos tres puntos para tener una vida más prolongada y más sana.
Presión arterial
La presión arterial alta (hipertensión) puede no causar síntomas, pero con el tiempo puede dañar el corazón, otros órganos y vasos sanguíneos.
Colesterol
Su cuerpo necesita colesterol (un tipo de grasa) para funcionar. Los tres tipos que le deben preocupar son: Colesterol LDL (malo), colesterol HDL(bueno) y triglicéridos.
Reduzca su riesgo
Conserve un peso sano haciendo ejercicio y comiendo alimentos sanos.
Deje de fumar.
Tome los medicamentos como lo indique su médico.
Trabaje con su médico para determinar y registrar sus valores de glucosa, presión arterial y colesterol. De acuerdo con las guías de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes/Sociedad Europea de Cardiología, las metas recomendadas para pacientes con diabetes son:
Presión arterial: menos de 130/80 mmHg.
Colesterol total: menos de 175 mg/dl.
Colesterol LDL: menos de 70 mg/dl.
Colesterol HDL: más de 40 mg/dl para varones.
Colesterol HDL: más de 46 mg/dl para mujeres.
Triglicéridos: menos de 150 mg/dl.
Daño renal
La glucosa alta y la presión arterial alta pueden llevar a enfermedad renal. La diabetes es la principal causa de enfermedad renal. Controlar su glucosa y presión arterial puede ayudar a prevenir o retrasar la enfermedad renal.
Reduzca su riesgo
Mantenga su glucosa tan cerca de lo normal como le sea posible. Pregunte a su médico qué valores de glucosa son sanos para usted.
Mantenga su presión arterial por debajo de 130/80 mmHg. Pregunte a su médico qué valores son los mejores para usted.
Siga un plan de alimentación sano recomendado por su médico o nutriólogo.
Hágase las pruebas de la función renal que su médico considere necesarias.
Disfunción sexual
En las personas con diabetes tipo 2, la disfunción sexual puede ser el resultado del daño en los nervios que regulan la respuesta sexual. Este daño en los nervios se llama neuropatía. En varones, esto puede significar problemas para lograr una erección o dificultad para eyacular. En las mujeres, esto puede significar problemas con la lubricación vaginal o estimulación sexual.
Reduzca su riesgo
Coma alimentos sanos.
Tenga más actividad física, de acuerdo con las recomendaciones de su médico.
Mantenga su glucosa en su rango meta.
Tome los medicamentos como lo indique su médico.
Hable con su equipo de atención médica sobre cualquier síntoma sexual que tenga.
Daño a los nervios y problemas en los pies
Muchos pacientes con diabetes tienen daño en los nervios, un problema es el daño en las piernas y pies. El daño en los nervios, problemas circulatorios e infecciones pueden causar problemas serios en los pies, que a veces llevan a amputaciones.
Reduzca su riesgo
Mantenga su glucosa en su rango meta.
Deje de fumar.
Examine sus pies todos los días para ver si tiene rasguños, grietas, cortadas o ampollas.
Mantenga sus pies limpios y protegidos del calor y el frío.
Pida a su médico que revise sus pies en cada consulta.
Haga ejercicio durante un total de 30 minutos la mayoría de los días. Pregunte a su médico cuáles actividades son las mejores para usted.


Una de las mejores formas de determinar su riesgo potencial de problemas de salud es calcular su índice de masa corporal (IMC). Use la calculadora de IMC para saber cuál es el suyo.